Michael Jackson: El Rey del Pop

 

Off the Wall fue el primer álbum de la historia en colocar cuatro singles dentro del Top 10 de la lista Billboard. Bad fue el primer disco que consiguió reunir cinco números uno entre sus canciones —la mitad del disco fue número uno; la mitad; se dice pronto—. Thriller, con aproximadamente 65 millones de copias, es el álbum más vendido de la historia. DangerousBadOff the Wall y HIStory también se encuentran entre los cien más vendidos de siempre. Ni los Beatles, ni los Eagles, ni Pink Floyd. Michael Jackson.

 Todavía hoy es el artista con más álbumes en el número uno en Estados Unidos, con un total de 17. También es el músico más laureado de la historia con 735 premios, incluyendo 13 Grammy. Ha ingresado en el Rock and Roll Hall of Fame dos veces. Nadie más que él ha logrado tener un single en el Top 10 de Billboard en cinco décadas distintas. En vida, fue el artista mejor pagado del mundo. Y una vez muerto, también. Según la revista Forbes, Michael Jackson generó 747,5 millones de euros solo en 2016. Ni Elvis Presley, ni John Lennon, ni Bob Marley. Michael Jackson.

Ayer, 25 de junio, se cumplieron ocho años de su muerte. De la muerte de uno de los artistas con más talento de la historia de la música y, sin embargo, también uno de los más repudiados. Michael Jackson fue cantante, productor musical, coreógrafo —en 2010, a título póstumo, fue incluido en el Salón de la Fama de la Danza— y compositor. De su autoría son canciones legendarias como Billie JeanBeat It (con Steve Lukather de Toto al bajo y Eddie Van Halen a la guitarra), Smooth CriminalBlack or White (con Slash de Guns N’ Roses a la guitarra) o Bad.

Pero también fue el tipo cuya piel se iba clareando misteriosamente con los años, del que se decía que dormía en una cámara hiperbárica, que vivía en un parque de atracciones particular llamado Neverland, como la isla de Peter Pan, que fue acusado en 1993 por el menor de edad Jordan Chandler de haberlo besado, masturbado y obligado a mantener sexo oral, que evitó ir a juicio pagando 22 millones de dólares a la familia del niño y que de nuevo fue acusado en 2003 por los padres de otro adolescente, Gavin Arvizo, de haber emborrachado y violado a su hijo, quien había aparecido en un documental de la mano del cantante diciendo que dormía habitualmente con él.

 Su imagen, destrozada a partir de los primeros años 90, afectó irremediablemente a su reputación como músico. De icono de la cultura popular e ídolo de masas había pasado a convertirse, a ojos de la opinión pública, en un verdadero monstruo. Desde el álbum HIStory (1995) hasta su muerte en 2009, tan solo publicó un disco, Invincible (2001), pobremente recibido tanto por la crítica como por el público. Un declive que, además, coincidió con una época marcada por la hegemonía de la guitarra eléctrica y los sonidos más crudos y chirriantes del grunge, el britpop y el metal alternativo. A Jackson, como a Prince y a algún otro, se le metió en el amplio saco del pop fácil y edulcorado y ya no hubo forma de librarlo del destierro.

Follow by Email
Facebook
Twitter
Instagram